miércoles, 15 de julio de 2009

La vida es una historia interminable (y la imaginación)


¿Habéis visto alguno "El Curioso Caso de Benjamin Button"? Yo sí, y tiene una secuencia (no sé si está bien dicho) que es de las mejores que he visto. Hace un estudio de todas las cosas insignificantes que acaban provocando un hecho importante. Tampoco quiero dar muchos detalles porque habrá quién no la haya visto y quiera descubrirla por sí misma.
Un ejemplo de lo que cuenta es algo así como si yo dijese que Jorge (persona ficticia) perdio un metro porque se le olvido el móvil en caso y tuvo que coger uno más tarde donde conocería a la que se convertiría en la mujer de su vida.
Lo he reducido mucho, porque en la peli relata una serie de circunstancias (al menos cinco) que provocan un situación, fruto total de la casualidad.


Por cierto, ¿alguno cree en la casualidad? ¿y en el destino? Hace muchos años leí en "El Mundo de Sofía" una reflexión sobre la casualidad, enumeraba hechos fortuitos que justificaban nuestra existencia por la casualidad (por ejemplo) de que todos nuestros antepasados no sufrieron ninguna enfermedad mortal o murieron en una guerra antes de tener un descendiente que con el paso de generaciones (fruto también de la casualidad) provocarían nuestra existencia. A mí me gusta pensar en los hechos frutos de la casualidad que provocaron que mi padre invitase por primera vez a mi madre, ¿y si ese día mi padre hubiera estado enfermo, o se hubiese demorado más de la cuenta tomando una cerveza con un amigo? Pues igual hubiese provocado que yo no naciese, y por tanto vosotros no estuvieses leyendome, y por tanto estaríais haciendo otras cosas como aprendiendo a entender a una persona, o pensando en como ayudar a una amiga, que de lograrlo ella lo celebraría con una fiesta en la que os invitaría y conoceríais a vuestra alma gemela... Se me va la imaginación.

Acabo diciendo que a mí me parece algo no solo bonito, sino divertido. Si es que al final las cosas son "sí porque sí, y ya está".

5 comentarios:

aroma dijo...

Hace poco que vi esa peli...y personalmente si creo en el destino,la vida está llena de unas pequeñas gotitas que si las unimos todo tiene un por qué y una razón aunque a veces nos pasan inadevertidas y si las casualidades tambien existen..me alegra verte de nuevo por aqui..buen veranito..:)

pequeña extraterrestre dijo...

Javier, me ha encantado este post! Gracias por reflexionar sobre dos conceptos tan fascinantes como extraños: casualidad y/o destino.
Recuerdo perfectamente la secuencia de hechos que mencionas sobre la película; por cierto, no se te hizo un poco larga? El tiempo no era lento?

Creo en el destino porque (y espero que esta reflexión no provoque un alud argumental como el de la "noche triste"jejeje)la educación que hemos recibido, la sociedad en la que vivimos, la cultura interiorizada y nuestra personalidad innata... nos predetermina a ciertas elecciones en la vida, que no son fruto de una casualidad de pensamiento. Pero... tb creo en la casualidad, en el momento en que varios sujetos ya predistanados entran en acción para interactuar entre ellos.

Bueno, que si, que yo tampoco entiendo muy bien lo que acabo de escribir, jajaja.

Un besset molt gran!!!

A. dijo...

Sí, he visto la peli y esa secuencia está muy bien (había escrito es lo más pero tampoco hay que pasarse jeje).

Ay la casualidad, el destino, cuánto se ha dicho. Me gusta pensar que las cosas son porque sí, aunque no puedo evitar a veces pensar en qué hubiera pasado si hubiera estudiado en otra ciudad.

Y, respecto a haber nacido o no, supongo que ayudó que mis abuelos maternos emigraron adonde mi padre vivía. Si no hubiera sido así seguro que yo, ni mis hermanos, estábamos aquí o de la forma en que estamo.

Un saludo
de otro que tampoco está muy al día en blogs este mes ;)

NityaYang dijo...

Lo habré dicho mil veces en la blogosfera... pero yo amo la estética de la casualidad... es el único credo en el que tengo fe

Charo MI dijo...

En algún momento,dos desconocidos coincidieron dentro del fantastico mundo de internet. Hablaron por chat, teléfono... pero no llegarón a conocerse, ni tan siquiera a verse... el tiempo paso, se perdieron la pista, y cuando ambos se daban por perdidos, se volvieron a encontrar... casualidad??? destino???

"Todo lo que sucede, sucede por alguna razón..." Gabriel García Márquez