miércoles, 12 de agosto de 2009

¡Sí! ¡Eso es lo que quiero!... ¿o no?


Yo tampoco sé que quiero en mi vida. Y digo "tampoco" porque el raro es al que le ha salido bien la jugada desde el principio, la jugada de saber que quieres ser en la vida, prepararte para ello y conseguirlo. Algo que suena tan básico, y que mucha gente (yo el number one) cree que tiene en su poder y que se esfuma al ver un anuncio en la televisión, leer una hoja de un libro o al escuchar una conversación ajena en una terraza en una noche de verano, eso es, de repente ¡boom!, te ves vistiéndote una mañana para ir a trabajar con una motivación rotundamente cero, o te ves viviendo en una ciudad que sabes que no es tu sitio y que no lo será nunca... llega un momento que dices ¡ya!, y... o bien tienes un buen plan que has debido de estar rumiando durante meses o incluso años (rollo preso preparando la fuga) o te la jugas al todo por el todo. Sabes que lo suyo es buscar tu hueco en el mundo, tu felicidad de 24 horas y no unas pocas al día. Yo ni siquiera sé si esto es lo mío, tal vez tenga que darle tiempo. Ojalá tuviera las ideas tan claras como cuando era chico, que quería ser paleontólogo para buscar dinosaurios, eso sí que es una vocación.

Bueno, me han venido bien estos últimos 20 minutos del trabajo para escribir esto, ahora creo que lo mejor será una cervecita en una terracita.

¿Y tú? ¿También te estás sintiendo rara?

7 comentarios:

NityaYang dijo...

Mira que la crisis está haciendo daño, ¿eh? Esta desmotivación generalizada es la que me preocupa... Da igual cómo te sientas mientras que te sientas, que seas consciente de ti mismo... Y aunque sientas que el mundo es una gran máquina sorda recuerda que "siempre hay un árbol rojo al final del camino".

Recomiendo ese libro, de todas todas..
BESOS

Javier dijo...

Me encanta que me recomienden libros!! Muchas gracias Nytia, ya te comentaré que tal. Un beso

Kariz dijo...

Hola Javier! Te mando un abrazo de serenidad!
A qué te dedicas cariño?

Javier dijo...

soy arquitecto tecnico, simplificando...llevo las obras

Alhy dijo...

Es curioso, pero yo, en el fondo, siempre he sabido lo que quería. El problema, es que me faltaba el empuje, la fuerza, la constancia y, sobre todo, la fe en mi para conseguirlo.

Creo que una de las cosas mas dificiles es escucharse y ser honesto y consecuente con uno mismo. Vemos nuestras vidas como carriles sobre vias de tren, parecen inamovibles, prefijadas y dificiles de cambiar. Pero si hay algo antinatural en la vida, es la inmovilidad y la falta de cambio. Tal vez si escucharamos menos a la cabeza y nos atrevieramos a girar la palanca o a saltar del vagón...

;)

Javier dijo...

Me encanta lo que dices Alhy

Anónimo dijo...

"En tren con destino errado se va más lento que anandando a pie"