jueves, 22 de octubre de 2009

¿Lo has pensado ya? Ahora disfrútalo


Hay cosas que dan DOLOR, exceptuando la gente que lo hace por PLACER, a esto se le llama masoquismo. y suelen ser dolores físicos. Si la definición se extendiese a cosas psicológicas, podría decirse que soy masoquista. Ahora me explico.
Todos sabemos que el tiempo cuesta dinero, y si durante ese tiempo se hace un ejercicio el tiempo cuesta más, trabajo = dinero. Si ganas X, tu objetivo será ganar 2X aunque requiera más tiempo. Yo reto al futuro y a las circunstancias que me envuelvan en él, para decir que llegando a una cómoda cantidad (y no hablo de un millón de euros al mes ni ninguna locura así), sabría decir que me quedaría así, sin querer más tiempo de vida trabajando. Es más, mi objetivo se dificulta cuando me planteo ganar más y dedicar menos tiempo. Ahora son las 15:24 de un 22 de octubre y estoy en el trabajo. He almorzado hace un rato, llevandome la última cucharada del postre hace justamente 28 minutos. Además hay que tener en cuenta de que llevo un rato sentado en la silla. Vale, es cierto de que si estoy escribiendo no estoy trabajando, pero consideremos una arriesgada responsabilidad que asumo el escribir durante un rato en mi "blog de notas". Todos pensaréis, que porqué estaré escribiendo todo esto, y os contestaré diciendo que hace un rato me he parado a pensar que haría ahora si no tuviera que estar aquí sentado. Teniendo en cuenta de que estoy en Madrid, por ejemplo me iría a leer mi libro a un parque con vistas al Palacio de Oriente, siempre y cuando esté bien abrigado y me de el solecito de por la tarde... mmmm, que gusto me da nada más imaginarlo; alquilaría películas de Jack Lemmon y Audrey Hepburn para verlas solo o con algún amigo y un buen colacao calentito, ¡sí, ese plan es bueno! Estoy empezando a emocionarme nada más que con pensarlo; ¡qué más, qué más!... Me iría andando a ver la exposición de bocetos de Norman Foster que hay en el centro mientras escucho mi ipod, si hicera eso me pondría mi sombrero que me compré hace un par de semanas y que tiene un toque de intelectual-vintage, ¡y ya quedo de jefe! ¡jaja!; otra idea increíble es la de pasear por la orilla de una playa atlántica con el solecito en la cara... ¡que gusto!
No sé si es bueno dejar volar tanto mi imaginación, porque me entran ganas de irme, me siento como una adolescente que tumbada en la cama besa a su novio y se debate en si llegar hasta el final o no...
Creo que ya ha estado bien por el momento, aunque no ha estado mal teletransportarme a esos lugares y ser el rey de mi tiempo. Puedo decir que hasta lo he disfrutado. Podría decir entonces, que el placer empieza en la mente. Os animo a hacerlo aunque sin "torturaros" mucho.
Es justo que termine el post confesando que he decidido inventarme una excusa y salir un ratito antes del trabajo.

2 comentarios:

Rocío. dijo...

Interesante propuesta.... Uhmm... Yo cuando quiero evadirme del trabajo y puedo pienso en recuerdos bonitos... y si me voy mentalmente suelo viajar... muuuy lejos!
Me gusta lo de pensar en océanos y solecitos. Y lo del libro en el parque, y lo de la música... ;)

Besos!!

pd. sí conozco a Jamie Cullum, y me encanta! gracias por la recomendación... hace tiempo que no le escucho!

A. dijo...

Has conseguido que me teletransporte :) A mí, perticularmente, la idea del libro en mano y el sol en la espalda me reconforta como ninguna otra. Y un lugar al que he vuelto este fin de semana ha sido el Templo de Debod, justo al atardecer. Precioso.

En cuanto al tiempo... ahora estoy quitándome tiempo de sueño porque madrugar tengo que madrugar pero a lo mejor este ocio también es placer ;D

Un saludo.