viernes, 13 de noviembre de 2009

El Hombre de los cinco móviles


Ya llego a casa, por fin podré coger por banda el mando de la play y echar unas partidas. El trabajo me agota y de una vez por todas es viernes. Observo que hay un vecino en el portal buscando la llave en el bolsillo mientras habla por el móvil, ese vecino no lo conozco y mira que somos pocos los que vivimos en este edificio.

Él tiene una edad media, treinta y muchos o cuarenta y pocos, ahí debe de andar... justo cuando me ve, está abriendo la puerta con una mano y colgando el móvil con la otra: buenas tardes; hola ¿qué hay?.

Ya en el ascensor, lo típico: ¿a qué piso va?; al tercero; ok, yo voy al cuarto.

De repente se saca de un bolsillo 3 móviles, uno bastante moderno (táctil, con una gran pantalla, etc), y otros dos a cada cuál más "cascado". Comprueba que no tiene nada nuevo: ni llamadas perdidas ni mensajes por leer. Los móviles vuelven al mismo bolsillo a la misma velocidad que saca con la OTRA mano del OTRO bolsillo... ¡¡OTROS dos móviles!! y vuelve a comprobar que no tiene nada sin ver en ellos. Qué barbaridad pienso, yo me agobio con dos móviles, y eso que apaga el del trabajo nada más acabar la jornada. Entro en el piso bastante sorprendido con la escena que acabo de contemplar, hasta que veo MI tele nueva con MI playstation esperándome tanto como MI vino. El mismo, que sigo disfrutando mientras escribo ésta inútil pero divertida entrada.

No hay comentarios: