sábado, 14 de noviembre de 2009

Reflexiones nocturnas

Son las 1:50 y Zee Avi ambienta mi salón, su voz suena mucho mejor que la tele de fondo, mucho mejor. La luz de una lámpara, amarilla, le da calidez a la habitación. Zee es sólo interrumpida por algún aislado coche trasnochador y los hielos de mi copa cuando la inclino. La copa es de balón y de baileys.

Así como todos nosotros estamos formados por un enorme conjunto de pequeñas células, la vida se compone de pequeños momentos, como el que estoy teniendo ahora mismo. Podría ser desagradable, como seguro que hay gente que este mismo momento los está teniendo, mientras yo vuelco mi copa; lo cierto es que para mí, éste es un rato agradable, y perdonen mi egoísmo pero es que no me apetece pensar ahora mismo en la gente que lo está pasando mal. El gato acaba de unirse a esta solitaria fiesta, en la que sin ser invitado, es recibido con entusiasmo.

Como iba diciendo, me gusta más pensar en momentos agradables. Es curioso pero alguna vez que me he visto en una situación embarazosa o incómoda no me ha gustado en la gente que disfruta ese mismo minuto que yo estoy maldiciendo.

Pensando he llegado a una conclusión. Creo que la imaginación nada más que debería existir para pensar cosas buenas, para inventar chistes, fantasías sexuales o como hacer una fiesta sorpresa a una hermana. Sí, creo que eso sería de las mejores cosas que podría pasarle al planeta y la humanidad. Que la gente sólo piense en cosas buenas.

Por cierto, buenas noches a todos.

4 comentarios:

Kariz dijo...

Javier, eres una ternura!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

pequeña extraterrestre dijo...

Buenas noches, Javier.

No se puede vivir toda la vida en una burbuja de felicidad continua, porque si no eres capaz de experimentar tristeza y dolor (por ejemplo, cuando ves, sientes, conoces a alguien que vive en la miseria) no serás capaz, por tanto, de reaccionar contra la misma. Sólo es mi opinión.

Pero bueno, pasaba a saludarte porque encontré un pick en una revista que hablaba sobre un nuevo relato de Arturo Pérez-Reverte: Ojos azules; sobre el...ta chan!!! tan controvertido episodio de la "noche triste". Jajajajja. Es que lo ví y me acordé tanto de ti!!!

Un beso de alegría y tristeza a la vez (como el ying y el yang, todo es equilibrio). Muakis!!!

Javier dijo...

Muchas gracias por tu visita Pequeña Extraterrestre! Y si tiene sentido, también te agradezco que te acordases de mi, jeje! Creo que tienes razón en lo que dices del equilibrio, uno no valora las cosas que tiene hasta que las pierde no?? Un beso guapa!

pequeña extraterrestre dijo...

De todas formas, me alegro que tú hayas encontrado ese equilibrio gracias al cuál, todo se ve claro y nítido, y sientes que el todo tiene sentido.

Bessets