miércoles, 30 de diciembre de 2009


El otro día fui al cine y la vi. Fue extrema, intensa. Una peli hilada con sensaciones, una tras otra. Me resulto muy emotiva. Preciosa.
Como representaba con monstruos (a mi modo de ver) las distintas caras de la soledad: violencia, autismo, prepotencia...

A todos nos hubiera gustado haber tenido una barca disponible rumbo a nuestro mundo de fantasía. Desde aquí se la recomiendo a todo el que lea esta entrada. Aconsejo ir acompañado, porque las sensaciones son mejores compartidas.

Tengo que reconocer que no lloré pero de casualidad, comenté al salir que lo llego a ver un par de horas antes o más tarde, y seguro que lloro con la emotividad que respira en la sala. Mi acompañante todavía se sonaba los mocos en el coche. Ella fue un poco a regañadientes, porque dice que sabía que iba a llorar. Al salir de la sala, tras pasarle el brazo por el hombro y besarle la sien, dijo: "la mejor película que he visto en mucho, mucho tiempo".

Me hizo gracia la relación que tuvo con "El Principito" y con lo que yo suelo escribir aquí: cada uno es el rey de su mundo.

4 comentarios:

pequeña extraterrestre dijo...

Hola! Esta tarde he visto la peli que mencionas!!! Preciosa. Ha sido toda una sorpresa encontrar tu opinión!!!

¿Nunca tuviste en tu infancia, esa isla? ¿Dónde eras el rey? No me creo que no la tuvieras...

Bessets!

Javier dijo...

Buenas noches Pequeña Extraterrestre, me alegro que te gustase. Me gusta que saques esas preguntas de esta entrada.

¿Sabías que hay una parte de la infancia en la que los niños se pasan más tiempo organizando un juego que jugando? Se podría decir que se lo pasaban mejor así. Yo como me divertía era organizando los escenarios de mis propios juegos, tanto para mis muñecos como para mí. Me gustaba imaginar y crear los escenarios, supongo que creaba los mundos que me gustaban.
Respecto a la isla, me gusta pensar que la sigo teniendo. Aparece y desaparece cuando menos me lo espero, en momentos que a veces duran segundos.
De pequeño pensaba que yo era la única persona del planeta, que todos los que estaban a mi alrededor (familia, amigos, desconocidos...) eran máquinas que existían para mí. Igual cuando era muy pequeño pensé que mi isla era el mundo real, hasta que me di cuenta de que era una mierda y me pedí uno ficticio.

Javier dijo...

P.D: ¿Has leído la anterior entrada? ¿Por que capítulo vas de "En Terapia"?

pequeña extraterrestre dijo...

Eiii. No había leído tu anterior entrada! Gracias por mencionarme! Pues si te digo la verdad, voy por la primera temporada. Un amigo mío me la recomendó, y aún no tengo todos los capítulos descargados. Pero me pondré manos a la obra.
Gabriel Byrne me encanta!!!!

Pasa una buena Nochevieja!!!

Besos!