viernes, 24 de diciembre de 2010

Comptine D´un Autre Été


Eran las 3:52pm de hoy, 24 de diembre, cuando me encontraba estudiando leyes urbanísticas (nada divertido). Quise hacerlo algo más llevadero, me levanté y me fui a la cocina para servirme un vaso de leche fría acompañada de un par de polvorores.
Me senté, y bueno, sí era algo más llevadero pero nada exagerado. Las leyes son leyes, y donde "no hay mata, no hay patata", es decir, no puedo empezar a divertirme con algo que no lo es. Estuve tentado de ponerme algo de música pero mi sentido de la responsabilidad me dijo que no. No porque me iba a distraer, ya soy demasiado disperso para ponerme música. Eso es un problema que siempre me ha acompañado, dejo volar mi mente a la mínima, no necesito mucha mecha para hacer "explotar" mi imaginación.

Todo iba según lo previsto, estudiaba y me cundía, y de vez en cuando un bocado a un polvorón me hacía el rato más agradable.

De repente, un piano suena de fondo, y la verdad es que no era tan de fondo. Rápidamente me di cuenta de que el sonido de esas teclas provenía del piso de arriba. "Ya está el pesado de arriba" me dije a mí mismo, quejándome de que por una vez que quería estudiar no me dejaban los "agentes externos", "seguro que ahora toca como siempre, la de Piratas del Caribe, qué pesadito, ¡a ver si cambia el repertorio!". Y vaya si lo cambió.

Toco apenas 3 segundos de una de las canciones más emotivas para mí. Tras esos escasos segundos para de tocar, supongo que para revisar las partituras. El silencio ahora es infinito, y tengo que reconocer que supliqué para mis adentros que la tocase, ¡no me podía dejar así! con medio cuerpo con los pelos de punta. Y tocó. Las notas fluían por el edificio, atravesando tabiques y forjados. Llegaba a mis oídos con un volumen perfecto, se hacía hasta romántico escuchar la dulce melodía desde otro piso.

Ya no tenía excusa, o sí (como se quiera ver) para soltar el bolígrafo, cerrar los ojos, sentir todo el vello de punta, y abrir la compuerta para que una cascada de sentimientos fluya por mi cuerpo: tristeza, añoranza, sueños por cumplir, sensaciones angustiantes, relajantes, excitantes, motivadoras, dramáticas,... A todas las dejé fluir yo también por todo el edificio atravesando techos y paredes, para que de alguna manera, agradecerle el favor a ese incógnito vecino.

domingo, 19 de diciembre de 2010

Mis momentos del 2010


Sin orden cronológico ni de importancia:


- Cuando nació mi sobrino.

- El gol de Inista.

- Cuando lo dejamos mi ex y yo después de 6 años viviendo juntos.

- Aquella noche en San Francisco que recuerdo (no sé porqué) "con cariño" y en la que mi amigo Rodri me ayudó.

- La tercera noche sin dormir seguida (y fui a trabajar al dia siguiente).

- El día que me dí cuenta de que el que me debía 2000 € no me iba a pagar.

- Aquella encantadora cena con un alemán, una eslovaca, un italiano, una polaca, una finlandesa, y un cocinero español.

- La noche en la que sonaban risas en la habitación vecina.

- Cuando me hice ingeniero.

- Aquella fatídica noche con Ramón en Praga.

- La mañana que me anuncieron que no iba a trabajar más en la empresa.

- La mañana siguiente al despido en la que una couchsurfer me ayudó.

- La noche en "Le Visionaire" de Berlín (y la vuelta a casa).

- El desayuno después de haber sido admitido en la entrevista del máster.

- La misa gospel en Harlem (NYC).

- El día que entré en el piso de La Latina.

- El "paseo solitario por Central Park" que me invitó a dos fiestas seguidas en Manhattan (por supuesto, también esa noche).

- La mañana que cambié mi armario.

- Todas las conversaciones y sus escenarios con desconocid@s (y no han sido poc@s).

- Cuando fuí por primera vez el único que llevaba mi timón.

- Esas noches relajantes en el taller de teatro.

- El paseo solitario de un sábado navideño en el centro de Madrid, que me puso triste.

- La reunión madrileña y malagueña con mis amigos, los de verdad.

Y un largo etcétera que se me irán ocurriendo.

Si estás leyendo esto e inconscientemente se te ha ocurrido algún momento especial de este 2010, me encantaría que lo compartieses conmigo.

domingo, 12 de diciembre de 2010

Contraste


No sé si está bien escribir así, pero la verdad es que me apetece. ¿No os pasa a veces que lo véis todo como a través de un cristal opaco? Nada claro, confuso, y además siempre negativo. Así estoy yo ahora mismo. Hace dos horas que me fui a la cama, pero menudo error cuando cogi el portátil para "navegar" un poquito. Ahora son más de las 2 de la madrugada y aquí estoy, escribiendo en mi cama y teniendo que madrugar mañana.
He estado casi todo el día sólo, y no porque me apeteciese, todo lo contrario, tenía que estudiar y quería estar conversando de cualquier cosa con casi cualquier persona.
Estuve cerca de ir al cine a ver una peli de V.O. sólo, pero también estaba cansado.
Supongo que la banda sonora de este momento no la adecuada (Never Leave Lonely de Ben Harper) pero bueno.
Es como si me apeteciese llorar y no tengo razón para ello. Me considero muy afortunado en muchos aspectos, sin ir más lejos mi madre me invitó a NYC la semana pasada avisandome con 48 horas de antelación!! Supongo que la naturaleza es sabia, y tiene que contrarrestar tanta alegría de alguna manera, pues momentos y noches como son sus armas.
¿Qué contraste entre esta entrada y la anterior no?

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Soy siete veces más fuerte que tú


En realidad esto no empezó en un momento concreto, fue gradual; o igual lo llevo en mi interior desde siempre y nunca me he dado cuenta, no sé. Perdón, hablo de mi fuerza interior.
Hace tres años perdí a mi padre tras una larga enfermedad y hace dos a uno de mis mejores amigos. Son palos MUY duros en poco tiempo. Así que mi diagnóstico es ese, me hice fuerte en esos momentos. Pero eso no acaba ahí. Yo vivía en pareja en Málaga; allí nada más que la tenía a ella. Hace 6 meses lo dejamos, otro golpe bastante duro. A los dos meses de eso, mire atrás y se me pusieron los pelos de punta (como cuando ves a un animal que te está amenazando con sus dientes fuera y estás dispuesto a atacar), también se me encharcaron los ojos; pero todo eso fue de orgullo.
Se podía decir que era feliz, o estaba en el camino correcto para alcanzarlo. Seguía trabajando, que era lo importante tal y como están las cosas.
El 29 de agosto me encontraba con Ramón en el aeropuerto de Málaga esperando en la cinta de las maletas nuestros bultos, era domingo y las once de la noche, estabamos reventados de un viaje lleno de experiencias. A mí me agotaba más aún la idea de que al día siguiente tenía que entrar en la oficina a las ocho de la mañana. Levanté la cabeza y mirando al frente le dije "tio, algo me dice que mañana va a ser mi último de trabajo", él como es lógico no me creyó.
Ya era lunes y las once de la mañana cuando le estaba llamando por teléfono, cuando me lo cogió le dije "¿sabes qué? acerté, hoy ha sido mi último día de trabajo".
En esa semana me dio tiempo para muchas cosas: para pasarme un dia entero en la playa con una desconocida (couchsurfer) y no pensar en nada más que no fuese el buen día que hacía; para pensar mucho, para dormir mucho al principio y para no dormir nada los siguientes días; para irme a Mallorca con unos amigos un par de días; pero lo más importante para decidir qué hacer con mi vida. Encontré un postgrado en Madrid de una especialidad que me llena (doble check que tenía pendiente).
Efectivamente, ya han pasado 3 semanas de aquello, me han aceptado en el máster tras una entrevista personal, he encontrado piso en el bohemio barrio de La Latina y con dos buenos amigos (uno de ellos se podría decir que es mi hermano). Como me dijeron ellos: "has entrado en Madrid por la puerta grande".
Esto me da para pensar mucho, por ejemplo que todo llega; que debo seguir sin conformarme con cualquier cosa, que siga luchando por lo mío, que yo me merezco lo mejor; que tal vez sea invencible, indestructible; que a las personas buenas les pasa cosas buenas...en definitiva, que yo elijo.
Aunque fueron seis años inigualables, muy felices, tal vez ahora desde la lejanía vea que me frustraba la idea de no poder hacer muchas cosas que quería hacer en mi vida.
Desde el 4 de abril, no he dejado de poner checks a cada punto de esa lista. Empiezo a creerme que soy capaz de cualquier cosa y como no nunca he pensado ni he sido así, la verdad es que da un poco de vértigo, pero del que engancha.
Y a los pocos que no se portaron bien conmigo, les miro con compasión y lástima desde 600 metros de altura. Parece ser que al final, el más fuerte no es el que intenta destruir a los demás ni el que se lo cree. Desde aquí a todos ellos, un saludo desde la autoconfianza, la ilusión, la autorrealización y la felicidad.

martes, 31 de agosto de 2010

Berlín


Berlín entero es cultura, hasta los graffitis. Las fachadas de los edificios residenciales tienen una personalidad única. "Una Ciudad Escondida" reza uno de los portales, escrito en español, supongo que para darle un toque más bohemio.
Todo es muy urbano...underground. Las paredes de algunos de los locales de copas son de ladrillo visto, pero como si hubieran estado a la interperie durante décadas, expuestas a las inclemencias del tiempo.
la gente comenta que el invierno es duro, mucho frío. Pero la verdad es que ahora en agosto, esto es gloria.
Todos los días hay reuniones (por no decir fiestas), a las que se invita a la gente vía mails o sms, digamos que es una organización improvisada.
Escribo estas líneas desde una de ellas, sentado en la acera de un puente (brucke), se oye música house de fondo, y todo está lleno de botellines de cerveza. Justo enfrente mía, a apenas dos metros, dos chicas inventan un desvío de carril bici con una cinta aislante para que la gente no tenga que parar de bailar y saltar.
Los berlineses, o mejor dicho los habitantes de Berlín, visten que da gusto, y no me refiero porque vistan prendas caras o elegantes, casi todo lo contrario, son únicos, con un toque bastante retro todo. Aquí no se fuma paquetes de tabaco, sino tabaco de liar "Pueblo". Es tan normal que la gente beba cerveza por la calle que no sorprende ver a ejecutivos con un botellín en la mano, para luego dejarlo en un lado de la acera o encima de cuadro eléctrico o buzón, esto no es suciedad ni falta de civismo, todo lo contrario: hay una serie de personas (que rozan la mendicidad) que se dedican a recoger botellines de cerveza por apenas 8 céntimos la unidad, por tanto así le evita tener que meter la mano en el cubo de basura.
La edad media no supera los treinta años, es una ciudad joven, todavía no nos hemos puesto de acuerdo si se van a quedar o son gente de paso.
En resumen, Berlín es arte, y tengo que decir que nunca había oído una música tan exquisita como aquí, el mejor funky, jazz y por supuesto sin ser un gran admirador, he vibrado con la música electrónica de esta ciudad.
Me ha enganchado. Aunque se recomienda "no volver a allí donde fuiste feliz" estoy dispuesto a comprobarlo por mí mismo. Berlín es distinto.

miércoles, 11 de agosto de 2010

La Tarde Interminable


Esta tarde no tuve que ir a la oficina, y eso es bueno, muy bueno. Así que almorcé tarde y me tome la tarde muy relajadamente, bajándome discos y pasándolos al ipod; dormitando en el sofá con un ventilador orientado hacia mi cara sonriente; poco a poco con el paso de la tarde me fui convirtiendo en un despojo humano, estaba sudando, la barba la tenía tan larga q me picaba, no dejaba de picar de la nevera (a veces sin hambre), y navegaba a la deriva en internet, sin ninguna derrota, estar por estar.
"Parece mentira" pensé, "para una tarde libre que me dan, y la desaprovecho de esta manera", mire el reloj, q marcaban las ocho menos diez, asi que todavia estaba a tiempo de recuperarme. Me duché y afeité, cogi mi fresco ipod con mis amados auriculares y me fui a la calle. Paseaba pero con una ruta marcada. Fui a una gran tienda de telas (que se queda cerca de ser un almacén) y busqué "la tela" para el cortinero de mi cuarto, será la encargada de ponerle el apellido a la decoración. Ahí estaba yo, quieto con las manos en los bolsillos, esbozando una sonrisa de satisfacción, la encontré. Estaba en la sección de telas para trajes de flamenca, me gustaba la idea. Tiene un rollo muy setentero con circulos tangentes negros y rojos sobre un fondo blanco...magnífica.
Ok, vamos a la segunda parada, apenas estaba a unos metros, "La Casa del Libro", pregunté por el libro que un rato más tarde me haría reir (pero eso viene luego). "¿Perdone, El Método, de Strauss por favor?", "planta primera sección de psicología, están ordenados alfabéticamente por el nombre del autor" contesto la empleada forzando una sonrisa de última hora de la tarde.
Ya tenía mis adquisiciones, podía sentir que he aprovechado la tarde. Arcade Fire me iluminaba el camino hacia el Paseo Marítimo, ya eran las nueve y veinte, pero como todavía había luz natural decidí sentarme en un banco mirando al mar y leer mi nuevo libro, ya le tenía ganas.
Me senté, empecé a leer y en la primera página ya me estaba riendo (¡gracias María!). En plena transición de luz natural a luz de farola, se acerco una niña con una toalla a los hombros se sento a mi lando mirándome, le sonreí y me devolvió el agradecido gesto. Leí veinte minutos más con luz de farola (amarilla); cuando me levanté había a mi lado dos señoras charloteando mientras tomaban mate.
De vuelta vi a una pareja de lesbianas paseando de la mano, me parecio bonito. Claramente una era muy femenina y atractiva, y otra altamente masculina. Recordé una conversación que tuve el día anterior al respecto Me sonreí a mi mismo mientras ladeaba la cabeza pensando "anda que al final ha dado de sí la tarde".

martes, 10 de agosto de 2010

Tonta pero no tanto


Me comenta un amigo entre risas y casi sin poder hablar lo que le "soltó" a una rubia una noche de borrachera: "para ser tan tonta no eres tan guapa", lo encuentro gracioso y me río con él.
Durante días recordaba esa frase, y sonreía, asociando instintivamente la idea de rubia=tonta, y a todos se nos ocurre un mítico ejemplo verdad?
Pero descubro de casualidad navegando por internet poco tiempo después de la anécdota, una célebre frase de la artista (para el que no lo haya pillado, hablamos de Marilyn Monroe) como si le contestase a mi amigo aquella noche: "Soy egoísta, impaciente, un poco insegura. Cometo errores, pierdo el control, y a veces soy difícil de tratar. Pero si no puedes aguantar lo peor de mí,entonces segurísimo que no te mereces lo mejor de mí".
Sonreí a la pantalla, me arrellané en mi silla y pensé, ¡Joder, qué buena era la tonta ésta!

lunes, 9 de agosto de 2010

Dónde esté yo, estará Mi Mundo


Como dice el Principito: "Es una cuestión de disciplina, cuando por la mañana uno termina de arreglarse, hay que hacer cuidadosamente la limpieza del planeta", ayer me encontraba apoyando la mano en la escoba, observando cada detalle de Mi Planeta, "esto va mejor, va tomando forma" me digo.
Todavía recuerdo cuando llegué a mi nuevo piso cargado de cajas pensando espero que éste sea el movimiento maestro que necesito, como si hubiera movido deliberadamente a la Reina en un tablero de ajedrez poniéndo en juego su vida. Han pasado unos meses, y la cosa como digo, va tomando forma. Se veía desde el minuto 1 que fue una buena jugada. El que me conozca de siempre, pensará "qué cabrón! qué bien ha salido a flote", y sí eso me llena de orgullo y satisfacción como dice el Otro (con mayúscula eh?).
Pero esto es sólo el principio de la película, los primeros 20 minutos en los que te exponen el argumento, falta el desenlace. Pues eso, si sigo con el símil, ni siquiera he sacado todos mis peones de sus posiciones defensivas. Falta un jaque (mate o no) pero un buen movimiento, que por lo menos empiece a decantar la partida a mi favor.
Viendo peligrar mi empleo, me he visto obligado a buscar nuevos horizontes, esto es "echar CV" y buscar algún postgrado, pero ahí hay un problema, hace años busqué mi campo y fue una muy meditada decisión, y ahora tengo que especializarme. Noo sé en qué en la verdad.
¿Tal vez Madrid? Alli podría hacer un postgrado por las tardes y trabajar a media jornada, aunque sea en un H&M. ¿Quizá siga aquí? Encontrar algún trabajo por La Costa del Sol, reformando viviendas y locales comerciales.¿Australia? ¿Singapur? ¿Barcelona? Yo qué sé.
Cuando empecé a trabajar me dijo un compañero de profesión un tanto senior, "preocupáte de tu obra y buscále las soluciones a los problemas, pero siempre tranquilo porque las obras salen solas". Pues eso, me preocupo, busco mi camino, pero tranquilo porque sé que sea cual sea la decisión que tome va a ser la mejor. Si confío en alguien, es en mí mismo.

jueves, 5 de agosto de 2010

martes, 27 de julio de 2010

Me alegro mucho por tí



Mi vida ha cambiado mucho...bastante diría yo, en los últimos meses. Todo va muy deprisa, muchas cosas que antes hubiera deseado en algún momento de mi vida lo he encontrado, vivo en un piso que me gusta con gente que me gusta, he conocido a personas de muchos rincones del planeta, he salido más entresemana que en los últimos dos años, he sido capaz de estudiar y aprobar en uno de los momentos más duros de mi vida un curso puente y convertirme en ingeniero, he conocido a otras mujeres, me he hundido en el fondo del mar y he flotado en las nubes...
Todo parece ir por el camino correcto, poco a poco las cosas van saliendo.
Poco a poco, pero van saliendo.
Hay momentos que cuando pienso en todo esto, con los ojos vidriosos y los pelos de punta, me digo a mí mismo: ESTOY ORGULLOSO DE TÍ JAVIER, ME ALEGRO MUCHO POR TÍ.

jueves, 17 de junio de 2010

Yo antes... bueno, hablemos mejor de ahora


Me creí capaz de oir Radiohead y me equivoqué, me vino a la memoria tu cuarto de Madrid con el sol entrando por el ventanal, mis post-it en tu ventana pequeña... Es más duro.
Éste es un sms que le acabo de escribir a mi exnovia. Como veréis no he tenido malos recuerdos, eso es imposible.Hemos compartido nuestas vidas durante 6 años. Para mí mucho tiempo, mucho tiempo porque lo es; y más cuando has vivido momentos que te marcan para toda la vida, y cuando recuerde esos momentos, la recordaré.
Ahora trato...bueno no, tratar no es la palabra...lucho cada día con crear mi propio espacio, y no sólo eso, sino de quererlo también y estar agusto. He comprado por internet esta tarde desde el trabajo 4 pósters para colgar en el salón y en mi cuarto, algunos de ellos los he querido siempre pero no he tenido la ocasión. Ahora sí, todo lo que hago es por y para mí...me obligo a ser egoísta. Porque pensando, he llegado a una conclusión: resulta que me encuentro en una ciudad en la que prácticamente no tengo amigos (conocidos no significa, amigos) y en la que cada vez que tengo que hacer algo me las tengo que ingeniar para cuadrarlo en mi estricto horario de trabajo; si yo no cuido de mí mismo...¿quién lo hará? Y he decidido, no cuidarme, sino cuidar de mí. Darme esos pequeños placeres que son los que dan la felicidad. Y que haré todo lo que yo quiera, siempre que quiera. A veces es fácil y divertido todo eso, pero otras veces, te lo dificulta una bombillita que se enciende en tu cabeza cuando pasas por un restaurante, por una esquina, cuando escuchas una canción, ves un programa de televisión,... o peor aún, cuando ves un objeto que en algún momento fue compartido...aunque sea un cuchillo de cocina.
Empiezo a ponerme triste y no me lo puedo permitir (y menos en la noche), así que he decidido por mi bien, acabar esta entrada.
Buenas noches.

jueves, 3 de junio de 2010

Cualquiera me ve andando por la calle y no verá nada, cualquier compañero del trabajo me ve en la oficina y no verá nada, algún que otro amigo me verá de marcha y no verá nada...pero en mí hay muchas cosas ahora.

lunes, 3 de mayo de 2010

Gracias a quién sea


Cuando parecía que todo iba a ser así, cuando todo indicaba que mi vida ya estaba escrita...sorpresa! Cambio radical, no hay tiempo para ponerse triste, todo son dudas y hay que tomar decisiones, e importantes.
Todavía recuerdo cuando en pleno vuelo, en mitad del Atlántico, volviendo de San Francisco, en el reverso de mi billete electrónico y con un boli que me prestó un azafato empecé a hacer un esquema de las alternativas que tenía en mi nueva vida.
A mi lado dormía a ratos Rodrigo (mi amigo y compañero de viaje), al otro una señora mayor que leía un libro en latín sobre la vida de Jesús. Yo en medio, de los dos con mi mesita desplegada, mi papel y mi boli; miraba al frente pensando por un lado "esto tiene que ser una pesadilla", y por otro "vamos, tú puedes afrontar esto, has pasado por momentos peores". Así fue, empece a abrir llaves con posibles alternativas, estaba todo lleno de tachones y las palabras parecían garabatos. Por un lado se podía leer "¿piso compartido?", por otro "Madrid", por otro "Australia"... Una locura, No sabía si lo que estaba haciendo era lo mejor para mí en esos momentos, por eso de tomar decisiones en un momento bajo.
Por lo que parece, el cambio tampoco le venía mal a ella, bienes nuevos, en su ciudad, con su familia, su gente, el trabajo de sus sueños... ¿Y YO? Me ví en una casa que no era mía, sólo, sin saber si irme o buscar a alguien, es decir a un desconocido, en una ciudad ajena a mí, sin amigos...
Como dije en la anterior entrada, no parecía que se hiciera justicia conmigo, pero aguanté, noches sin dormir, cábalas y más cábalas, el APOYO de mis amigos por teléfono (que nunca dejaron de llamarme y escribirme), mi familia... hicieron que siguiera. "Ya veras como ahora te vas a sentir más liberado" . Fue la frase del momento, me la dijeron por separado mis amigos, mi familia y hasta ella. No podía creerlo, ¿liberado de qué? pensaba al principio. Pero con el paso de los días, procuraba buscarle el lado bueno de las cosas, igual ahora podré hacer cosas que antes no me planteaba o no podía, viajar.
"Couchsurfing saves my life" dice mi estado de facebook, y es verdad. Empecé a ir a meeting groups (con personas que no conocía, desde gente de la ciudad, como de las de al lado, así como de la República Checa, Bélgica, etc. De repente vi un anuncio en la página web, "se busca compañero para compartir piso", empecé a leer y el piso estaba al lado del mío, buen precio y con un italiano y una finlandesa. Creo que esto es lo que necesito, un cambio.
He quedado dentro de una hora en mi nuevo piso para empezar a llevar mis cajas y ayudar a uno de ellos a mover las suyas de cuarto. Parece que de todo se sale, y mejor de lo que uno espera.
Gracias a quién sea, a papá... o a Juanito.

domingo, 18 de abril de 2010

El Karma está en deuda conmigo



Eso es, el Karma me debe una. ¿No se supone que las personas que hacen el bien, lo reciben? Lo que uno da, luego lo recibe. Quién sea el director de la empresa esa llamada Karma, y que se encarga de gestionar la justicia sentimental de cada uno, está en deuda conmigo. Creo que no han leído bien mi informe, no han sido justos conmigo.
Hoy no es un buen día. Han sido tantas las veces que desde mi fictio catalejo he observado momentos de las vidas de los demás, así como analizado ciertas canciones o vidas de personajes de películas... Lo hacía porque no sabía como se sentía por ejemplo un chico que podía pararse a hablar con una desconocida en un tren sin ninguna intención pero abierto a cualquier "final de historia", y poder pedirle el teléfono para seguir la conversación otro día en una cafetería. Es un ejemplo barato, también había olvidado el estar en la calle todo el día y la noche y no tener que mandar un mensaje de texto a nadie excusándote.
Hoy es domingo, el día oficial de las parejas que salen a pasear por el paseo marítimo. Eran las 7:30pm y me encontraba paseando por el centro de la ciudad. Un auténtico extraño, hubiera pagado por encontrarme con alguna de las pocas personas que conozco en esta ciudad y me invitara a un café, me bastaba hasta con un desconocido.
Por no tener no tenía ni me pequeña isla en la que dormía y comía (entre otras muchas cosas) con... "alguien", es duro esto. Ya ni siquiera tengo esa isla, por lo menos no es mía del todo. No estoy agusto en ella y hasta que no deje de estar sitiada no podré pasar página. Más que página, un gran gran capítulo de mi vida.
Es poco, pero para empezar estoy contento. Volveré a escribir más.

P.D.: Gracias Kariz!

miércoles, 24 de marzo de 2010

¿Viaje como terapia o terapia como viaje?


Falta poco para que me vaya de viaje. De hecho mañana cojo el primer vuelo a Londres, donde pasaré la noche en casa de Rodri. A la mañana siguiente cojamos el vuelo 285 de British Airways con destino a San Francisco. Pretendo que este viaje sea como una sanación para mis heridas, no es que me esté muriendo, pero como todo el mundo, tengo cosas que arreglar en mi vida. Que me sirva para pensar en mí, en qué quiero de la vida, y en como ser un poco más feliz.
Me voy con Rodrigo, amigo desde que yo recuerdo (él también llevará sus problemas en la mochila para saber como afrontarlos). Todo empezó hace un mes y medio cuando mandé un sms a una serie de personas informando de que tenía pensado irme de viaje a Nueva York sólo, y que si alguno se apuntaba, perfecto, que si no, me iba tan tranquilamente sólo. Me respondió con una llamada diciendo algo así "me parece de put... madre, pero yo ya estuve el año pasado, ¿qué te parece San Francisco", "mejor todavía" fue mi respuesta. No tenemos nada organizado, y me gusta que así sea, que el viaje salga sólo, que fluya. Que no sea con una programación de horas por día. Eso es para relajarse, sólo para conocer sitios. No quiere decir que yo renuncie a eso, todo lo contrario, pero no es mi prioridad absoluta.
Como comenté en una entrada he descubierto el CouchSurfing, y he hecho uso de él: he mandado mails para quedar a tomar algo a personas que residen allí, desde un director de cine hasta una azafata de Hawaii. Conocer nuevas gentes, su cultura y sitios me pone nervioso (en el buen sentido).
Ya quiero estar bajándome del avión allí. Veremos como sale esta terapia porque yo como paciente, estoy impaciente por probarla.

martes, 2 de marzo de 2010

El Principito a brochazos


El Principito es bueno. Le gusta su planeta, aunque a veces le gusta estar en otros para conocerlos, saber qué se siente y como relacionarse con sus habitantes. Hay ocasiones, en las que se agobia, se siente oprimido por cualquier cosa y salta un Principito temperamental y en excepciones agresivo, como Carol de "Donde Viven Los Monstruos".
Si ve en las noticias dolor y sufrimiento como el del Tsunami de Indonesia en el 2004 o terremotos como el de Chile se entristece tanto que a veces se le ponen los ojos vidriosos, y hace un enorme esfuerzo por aguantar las lágrimas en los ojos y evitar que caigan; cuando está solo le da igual llorar. A su hermana le ocurre lo mismo.
Disfruta con muchas cosas: cuando está con Bea (hace un tiempo que sus planetas se han unido); con la compañia de sus amigos del ALMA o de su familia; también comiendo (le gusta el queso como a los ratones y el chocolate); pasa las horas muertas jugando con "sus muñequitos" (Pro Evolution Soccer).
Hace un tiempo que siente un poco de soledad (por un par de pérdidas), pero parece ser que poco a poco lo está pasando.
Sabe que hay cosas que tiene que cambiar, como aspectos de su visión del mundo, que no son del todo positivas para su planeta. Tiene muy arraigado el sentido de la obligación, pero ya últimamente está aprendiendo a elegir si merece o no la pena.
Tiene que cuidar lo que tiene, que no es poco. Para eso ha encontrado una regadera, que como el Principito original, le sirve para regar su rosa.
Le encanta recibir personas que pertenecen a otros lugares, enseñarle su planeta, y que ellos le cuenten en primera persona como es el suyo propio.
No le cae bien las personas que presumen de incultura. Le molesta la gente que no sabe de la vida, que no quiere aprender, y que se cree que lo único que han visto sus ojos es lo mejor.
Aunque por lo general, no le gusta estar sólo, hay veces en que completa su "barrita de felicidad" de la mano de la música (si es con una copa de vino mejor) o simplemente leyendo un libro.
Se encuentra como en el juego de Twister, con un pie en la madurez, otro en la juventud, y una mano en la niñez. Sin saber en muchas ocasiones donde hacer el mayor apoyo para levantarse.
El teatro le divierte, le distrae buscar la forma de pensar de un personaje ficticio, y darle vida. Aunque hace un tiempo que ha cambiado su sentido del humor, lo sigue teniendo muy bueno y sabe hacer reir. Antes sacaba risas de una piedra. Tiempo al tiempo, todo vuelve a su cauce. Le gusta recordar cuando en una ocasión hizo reir a un teatro entero con una improvisación en el primer minuto de obra.
Aunque su sueño sea uno de verdad, ha montado su particular "hotelito" en su propia casa. Eso le ilusiona cada lunes y le divierte. Al final va a ser verdad que los sueños son los que mueven el mundo. Al menos el mío.

domingo, 28 de febrero de 2010

Gente que transmite paz


Como si hubiesen nacido con los ojos verdes o con un sentido del humor ácido, hay personas que transmite una cierta paz y armonía a tu vida. Muchas de las veces suele ser por la voz y la forma de hablar (considerémoslo nuestra banda sonora original). Yo en particular me he cruzado con varias personas que poseen esta virtud: algún profesor, alguna amiga, incluso una persona que me encuentré cuando andaba perdido por una ciudad extranjera...
stas personas parecen que han nacido para dar un respiro al resto de los mortales, y hacerles más llevaderas sus cargas. Los hay que son escritores, también algún personaje de una película francesa, o incluso la señora que se sienta a tu lado en un largo viaje de tren... yo en éstos últimos días estoy abusando de una de esas personas, pero ella no lo sabe; no lo sabe porque la tengo grabada en mi ordenador.
En particular su aura de paz dura 37,4 minutos. Nació en Phuket, tiene 24 años y se llama Zee Avi. Si miráis a la derecha veréis la portada de su disco, es... magnífica. Se fue a Londres para estudiar y cuando volvió a su casa por primera vez, llevaba su disco debajo del brazo; por lo visto se dio a conocer por youtube.
Esta oriental ha traído en estos días un poco tormentosos (y no lo digo por el tiempo) de mi vida un poco de serenidad. Creo que uno ya empieza a ver el horizonte, y empieza a soltar un poco de brisa para que libere las velas. Ella me hace más alegre el camino.

"Oh my darling honey bee, I’ll come save you, Eeven if it means I’ll have to face the queen"

Honey Bee, Zee Avi

martes, 23 de febrero de 2010

Coachsurfing


¿Qué es couchsurfing? Si alguien que lea esto sabe lo que es, seguramente esté esbozando una sonrisa (Ana seguro que estará "partía" de risa, ya que ella fue la que me iluminó con esto). Bueno pues se trata de una plataforma en la que la gente ofrece (o pide) alojamiento para los viajeros, aunque los hay que "sólo" quieren tomarse algo con alguien que visite su ciudad, que no está nada mal, ya que se pueden programar alguna excursioncita por el centro histórico de una ciudad o simplemente conocer la noche del sitio.
Como es obvio, hay viajantes de todos los rincones del planeta, hasta del pueblo más remoto de Camerún. Me he puesto a cotillear los perfiles de los "coachsurfers" y no sólo lo estoy flipando sino que siento una enorme envidia. Me transmite buenrollismo, la idea de que puedas estar en cualquier ciudad del mundo, y siempre haya alguien cerca que te ofrezca su sofá.
Por cierto, Bea y yo ya nos hemos dado de alta, nuestro nombre es Javier_y_Bea, quién sabe, igual alguien que lea esta entrada necesite esta noche mi sofá...

miércoles, 17 de febrero de 2010

Are you happy with yourself?

¿Acaso el objetivo de una persona en la vida no es ser feliz? Sólo eso: feliz. Me parece curioso lo compleja que puede ser la vida (trabajo, familia, hijos, hipoteca, etc) para luego meterlo todo en el mismo bote, agitarlo un poco y si sale de color rosa eres feliz y si no, no. Últimamente, me está costando más levantarme por las mañanas, será por una mala costumbre que practico desde hace tiempo. Ésta consiste en buscar una motivación diaria para levantarme, ya sea desde estrenar una prenda de ropa o ir a cualquier espectáculo esa noche; sólo tenía que pensarlo cuando sonase el despertador para así, levantarme de buen humor y empezar con el pie derecho el día. Hace tiempo que me cuesta encontrar motivaciones, salvo en ocasiones puntuales.

Mi mezcla no sé de qué color saldría. Bien es verdad que nadie es feliz siempre, y cuando digo siempre digo en cada momento del día. Podría considerarlo prácticamente imposible. Por tanto dependerá de la hora del día a la que hagas la mezcla...todo es confuso. Perdonen el símil pero es como si viese el mundo con un burka, es decir, no lo veo claro del todo. Los días se me hacen largos y pesados, a eso le tengo que sumar que ya empiezo la jornada cansado.

La mujer de las flores


Os contaré una anécdota que me pasó ayer. Son ese tipo de cosas que nada más que les pasa a los protagonistas de las películas cuando se tienen que dar cuenta de que algo falla en su visión del mundo.
Fui a un comercio a hacer una compra (unas flores para Bea para ser más exactos). La mujer del comercio tenía una mirada triste, sin vida, y eso lo noté en cuánto entré. Bien por la curiosidad o por dar conversación me dijo que qué suerte tenía mi novia, diciéndolo más para saber si era para mi novia o para otra persona. Le asentí sonriendo. Pero no era suficiente, me vi en la obligación de dar una excusa, aunque fuese mentira. Dije que no era "su mejor día". Fue suficiente para que ella se abriese y me contase sus penas. Comenzó diciendo que hay mujeres (en las que se incluyó ella) que sufren más que otras, y que había que ayudarlas. Continuó diciendo que ella iba al psicólogo, que su marido le maltrataba hasta que se divorció de él, y que parecía que iba a empezar una nueva vida cuando le toco un piso de protección oficial por el que tenía que pagar una hipoteca de 300 € mensuales. Pero es que para pagar ese dinero tenía que trabajar de lunes a domingo vendiendo flores. Llevaba así dos años. Su hija se saco un novio 10 años mayor que ella mientras estudiaba. Ella le prometía que le iba a ayudar cuando encontrase trabajo hasta que se quedo embarazada con 18 años. Si antes se sentía sóla, imagínense ahora. Todo esto en unos minutos. Cuando me dio las flores sentí como que me las daba para que ayudase a una compañera suya...fue un poco extraño, duro y a la vez bonito.

miércoles, 3 de febrero de 2010

La cana de mi flequillo


Hay pequeñas cosas que pueden mover planetas. No voy a hablar de cuando señalaron con el dedo a Obama para entrar en las listas de los demócratas ni “tonterías” de esas. Me refiero a cosas más importantes (al menos para mí), como por ejemplo, la mañana en la que mirándome al espejo me fije en una cana que me había salido en el flequillo. El mundo había cambiado, me veía con treinta y tantos años calvo (aunque ahora no se note), pero esa cana me dio esperanzas. No sé si sabéis la leyenda urbana que afirma que donde te sale una cana, no se te cae el pelo. Yo no sé si es verdad o no, pero me gusta pensar que sí. Ese día todo fue más fácil: me duche de buen humor a las 07:30, me encantaban las canciones que ponía en la radio mientras iba al trabajo, etc etc. Ese día acepté el compromiso de tener que ir a nadar después del trabajo. Al apuntarme, me acorde de cuando mi prima me comento días atrás que ella que también iba a la piscina se había comprado un mp3 sumergible en agua, así que me encapriché y también me hice con uno. Hoy es el segundo día que iré a la piscina y ya estoy deseando meterme en el agua. Mientras nado escucho música, y mientras escucho música pienso. Pienso en qué voy a cenar, en cómo estará mi amigo al que ha dejado la novia, en qué disfraz me voy a poner en carnavales, en que tengo que llamar a mi hermana para contarle que me han subido el sueldo, y así hasta que doy la última brazada. Esto me sirve para hacerme un esquema mental de mails, llamadas y recados por hacer que, teniendo en cuenta que soy bastante despistado, me hace la vida más fácil a mí y supongo que también a los de mi alrededor. Y ya puestos a pensar… ¿es que todo esto ha sido por la cana de mi flequillo?

sábado, 16 de enero de 2010

Semana de teatro y espanglish


Es sábado noche, exactamente las 2:01, y como es evidente, no estoy dando botes en una discoteca, la verdad es que ese rollo no me llama. Me encuentro totalmente a oscuras sentado en mi cama escribiendo no sé qué, la verdad. Terminé de ver la peli de "Frost contra Nixon" o al revés, bueno da igual, no está mal pero tampoco es para tirar cohetes; como iba diciendo terminé de ver la peli y me fui a la cama, pero antes encendí el ordenador para ver como habían quedado los partidos de fútbol, meterme en el blog y lo típico, ver las cuatro tonterías de siempre. De repente, se me vino a la cabeza "High and Dry" cantada por Radiohead (ya sé que es suya pero todo el mundo la ha versionado, era una nota aclaratoria), entonces escuchándola, me dio por mirar las fechas de los conciertos (no saqué mucho en claro), y luego puse George Michael, y así un rato, hasta que pensé "se me ha quitado el sueño, escribiré un rato".

Esta semana me decidí a apuntarme in extremis a un taller de teatro, empezó este jueves, y la verdad es que fue como se esperaba: gratificante. Mostrarte ante unos auténticos desconocidos me gusta. Y sobre todo que ellos se abran a ti sin miedo a que te rías de ellos. Hubo un ejercicio que consistía en que uno por uno nos íbamos sentando en una silla y el resto en el suelo atendiéndole, sólo tenía que hablar en un par de minutos algo sobre él/ella: "hola me llamo Javier, soy aparejador y llevo viviendo aquí dos años por motivos profesionales. Decidí apuntarme a esto del teatro porque lo probé una vez y me gusto y también porque mi vida se estaba basando en trabajo-comer-trabajo-play (risas)". Así pues todo el mundo. Había estudiantes, una joven trabajadora social que se sentía realizada ayudando a drogodependientes en un barrio marginal, una economista que tras años de trabajo se decidió por dejarlo todo y estudiar antropología (ahora estudia un máster y un doctorado), pero no fue la única que se atrevió a dar un vuelco a su vida, una mujer de unos cuarenta años explicó que al independizarse su hijo, decidió tirar la casa por la ventana dejando su trabajo de ingeniera informática por una casa rural que adaptó como hotel rural en la sierra (dos cojones), también había gente en paro que se les venían las paredes encima y que no podían más, así un largo etcétera de personajes. Al verlos pensaba que con el tiempo cogeré confianza con alguno y le confiaré mi blog. El profesor después de poner un música con lluvia y viento de fondo, pregunto que nos transmitió, muchas de las personas hablaba como si estuvieran solas, sin miedo a que te rieras o que las juzgases... admirable. Me hizo gracia como se definió un chico que trabajaba de vigilante hasta que se quedo en paro. Contó esto del paro, que trabajó en varias ciudades como Toledo y Palma de Mallorca, y llego un momento en el que no sabía que decir, EL MOMENTO en el que no piensas muy bien lo que dices y hablas la verdad de ti. Dijo después de un silencio: "tengo un bebé que llora mucho pero al que quiero mucho más, y...(silencio)...soy un friki", diciendo esto se levanto y se sentó al lado del resto de la gente. Tal vez no se entienda muy bien, pero a lo que me refiero con que me hizo gracia fue a su sinceridad: tengo un bebé al que quiero mucho y soy un friki; y punto, ¡se definió de puta madre! En fin, ya iré contando anécdotas de "Los Jueves de Teatro".

Cambiando de tema: Ayer estuve en Gibraltar con Bea, aunque ella ya estuvo en una ocasión no dejaba de flipar con ese fenómeno social. Un auténtico trozo de Gran Bretaña en España, donde conviven al menos 5 religiones y donde TODO el mundo habla inglés y español, lo conocido como espanglish. Estábamos sentados en un banco comiéndonos unos exquisitos bocadillos de tortilla de patatas, y justo enfrente nuestra se pararon a hablar dos señoras que se habían encontrado. Creías entenderlas hasta que soltaban una expresión inglesa, o donde en una frase alternaban palabras en inglés y en español. Llevaba puesto un reloj falso que me compré en Vietnam, y al ver el original en el escaparate de una relojería decidí entrar y preguntar su precio. El señor (hindú) más amable no pudo ser. Me explicó todo sobre las marcas, tras unos 15 minutos charlando de relojes nos despedimos y cuando estaba saliendo de la tienda, me gritó desde el mostrador "¡muchas gracias!", sólo por haber estado hablando con él de relojes, pensé que era una persona que tenía una profesión vocacional.

Son las 2:33 ya y la verdad es que tengo sueño. Creo que ha sido mi primera entrada en la que escribo un "resumen de semana". Me ha gustado compartirlo con vosotros. ¿y tú? ¿Podrías contarme algo que hayas vivido esta semana que quisieras compartir?

domingo, 3 de enero de 2010

Y tú... ¿en qué piensas cuándo estás sól@?


Hoy he dedicado unas dos horas a andar, lo considero bastante, pero la verdad es que estaba muy agusto caminando. Siempre tenía la opción de montarme en un autobús en la primera parada que viese. No paraba de rondarme por la cabeza la idea de llamar a alguien para quedar y tomar algo, charlar de cualquier cosa...no sé, en definitiva supongo que no estar sólo; a veces hasta intuitivamente sacaba el móvil. Pero no. "Aprovecha y piensa en tus cosas que viene bien de vez en cuando" me decía a mi mismo. Ya era de noche, el viento soplaba con firmeza, como paseaba cerca del mar a veces me salpicaban pequeñas gotitas.

Como estaba pactado, empecé a pensar en cómo era, las cosas que había hecho, que estoy haciendo y claro, las que podría hacer. Luego porque hice y hacía esas "cosas", y me dio por buscar las personas, hechos y momentos que me influenciaron. Las que provocaron que en un momento determinado tomara una decisión en vez de otra. No paraban de salir consejos y frases de la gente de mi alrededor, muchos de mis amigos. Era curioso, también me resultó romántico, que fueran ciertas canciones las que me hicieran pensar de una manera o que me plantease ciertos aspectos de la vida.

Giro y dejo atrás el paseo marítimo, ya entro en el casco antiguo. Aunque esté sólo en este momento porque así lo he decidido, me da envidia ver unos amigos que carcajean a la vez.
No me avergüenza decir que no soy feliz en ciertos momentos, en el trabajo muchas veces lo paso mal, y pienso que me gustaría trabajar en algo que disfrutase de verdad. En plan...yo qué sé, un fotógrafo supongo. Hay profesiones que empiezan a ser profesiones para uno cuando pasa del hobby al trabajo, pues eso. Ayer me dijo una amiga que a veces, para no amargarse en el trabajo, le llamaba al curro su ración de mierda diaria, haciendo un gesto con las manos como si comiera de un bol pegado a la boca con una cuchara. Creo que ya lo escribí aquí una ocasión, pero lo volveré a contar. En una de estas en las que me amargo un poco llamé a mi madre para contárselo en teoría y para pedirle consejo en la práctica. Le salió del alma con una incrédula risa unas palabras que me cayeron como una losa: "¿no te das cuenta que es imposible ser feliz las 24 horas del día?". Se derrumbaba mi "mundo".

Paso por delante de una nueva cafetería, me fijo en su estilo y decoración y decido que me gusta.
Reconozco que soy muy impulsivo, sé que soy así y es una de las cosas que intento cambiar (Bea dice que me muevo por impulsos). Y como soy así, no siempre salen las cosas que me planteo, sobre todo las de largo plazo. Muchas veces la gente no me toma en serio, y cuándo ven que al final he llevado algo a cabo, ponen una cara de "al final lo ha hecho el muy cabrón", como cuando me fui a Brasil. Y reconozco que es parte del espectáculo ver la envidia en los demás. Considero la envidia ajena un gran alimento del alma, te hace sentir placer. Pero también hay veces que te conviertes en tu propia víctima, y las cosas que te habás planteado, que habías soñado y deseado con fuerza, a veces no salen bien, y entonces es cuando te derrumbas un poco y piensas "¿por qué no? si es lo que quiero, ¿qué es lo que me lo impide?" y es cuando te das cuenta de que no puedes tener todo lo que deseas, que muchas veces hay incompatibilidades y hay que elegir. Y es parte del juego que cuando te decantas por algo, luego NO VALE pensar en qué hubiera pasado si hubieras escogido la otra mano.

Paso por delante de un "Hotel con Encanto", y me imagino dando este paseo en otra ciudad en estas fechas tan "familiares", me hace sentir raro, y sobre todo mucha soledad.
A mí me gusta tener sueños, muchos son casi utopías. De hecho pienso que son ellos, los sueños, los que mueven el mundo. Te acuerdas de ellos sobre todo cuando las cosas te van mal, te sirven de distracción y para seguir mirando pa'lante. Son como botones de sensaciones, es decir, hay pensamientos negativos que te hacen caer casi en depresión y que te hacen plantearte la vida, y luego están los positivos, tus sueños, que son los que te levanta el ánimo. He leído hace poco el libro "Marcelo en El Mundo Real", trata de un chico (Marcelo) que es un poco especial, y tiene una peculiaridad y es que según lo que le pase en su cabeza suena un tipo u otro de músca, desde Mozart a Jimmi Hendrix. La música tiene un gran poder en mi estado de ánimo, no suelo oir lo mismo en distintas horas del día, todo tiene su momento.

El camino dio para mucho, también pensé otras cosas pero como tampoco quiero aburriros...

Cuando ya estaba al lado de mi casa, me quité los cascos y pensé "estaría bien escribir todo esto en el blog".
Y tú... ¿qué piensas cuándo estás sólo?