domingo, 3 de enero de 2010

Y tú... ¿en qué piensas cuándo estás sól@?


Hoy he dedicado unas dos horas a andar, lo considero bastante, pero la verdad es que estaba muy agusto caminando. Siempre tenía la opción de montarme en un autobús en la primera parada que viese. No paraba de rondarme por la cabeza la idea de llamar a alguien para quedar y tomar algo, charlar de cualquier cosa...no sé, en definitiva supongo que no estar sólo; a veces hasta intuitivamente sacaba el móvil. Pero no. "Aprovecha y piensa en tus cosas que viene bien de vez en cuando" me decía a mi mismo. Ya era de noche, el viento soplaba con firmeza, como paseaba cerca del mar a veces me salpicaban pequeñas gotitas.

Como estaba pactado, empecé a pensar en cómo era, las cosas que había hecho, que estoy haciendo y claro, las que podría hacer. Luego porque hice y hacía esas "cosas", y me dio por buscar las personas, hechos y momentos que me influenciaron. Las que provocaron que en un momento determinado tomara una decisión en vez de otra. No paraban de salir consejos y frases de la gente de mi alrededor, muchos de mis amigos. Era curioso, también me resultó romántico, que fueran ciertas canciones las que me hicieran pensar de una manera o que me plantease ciertos aspectos de la vida.

Giro y dejo atrás el paseo marítimo, ya entro en el casco antiguo. Aunque esté sólo en este momento porque así lo he decidido, me da envidia ver unos amigos que carcajean a la vez.
No me avergüenza decir que no soy feliz en ciertos momentos, en el trabajo muchas veces lo paso mal, y pienso que me gustaría trabajar en algo que disfrutase de verdad. En plan...yo qué sé, un fotógrafo supongo. Hay profesiones que empiezan a ser profesiones para uno cuando pasa del hobby al trabajo, pues eso. Ayer me dijo una amiga que a veces, para no amargarse en el trabajo, le llamaba al curro su ración de mierda diaria, haciendo un gesto con las manos como si comiera de un bol pegado a la boca con una cuchara. Creo que ya lo escribí aquí una ocasión, pero lo volveré a contar. En una de estas en las que me amargo un poco llamé a mi madre para contárselo en teoría y para pedirle consejo en la práctica. Le salió del alma con una incrédula risa unas palabras que me cayeron como una losa: "¿no te das cuenta que es imposible ser feliz las 24 horas del día?". Se derrumbaba mi "mundo".

Paso por delante de una nueva cafetería, me fijo en su estilo y decoración y decido que me gusta.
Reconozco que soy muy impulsivo, sé que soy así y es una de las cosas que intento cambiar (Bea dice que me muevo por impulsos). Y como soy así, no siempre salen las cosas que me planteo, sobre todo las de largo plazo. Muchas veces la gente no me toma en serio, y cuándo ven que al final he llevado algo a cabo, ponen una cara de "al final lo ha hecho el muy cabrón", como cuando me fui a Brasil. Y reconozco que es parte del espectáculo ver la envidia en los demás. Considero la envidia ajena un gran alimento del alma, te hace sentir placer. Pero también hay veces que te conviertes en tu propia víctima, y las cosas que te habás planteado, que habías soñado y deseado con fuerza, a veces no salen bien, y entonces es cuando te derrumbas un poco y piensas "¿por qué no? si es lo que quiero, ¿qué es lo que me lo impide?" y es cuando te das cuenta de que no puedes tener todo lo que deseas, que muchas veces hay incompatibilidades y hay que elegir. Y es parte del juego que cuando te decantas por algo, luego NO VALE pensar en qué hubiera pasado si hubieras escogido la otra mano.

Paso por delante de un "Hotel con Encanto", y me imagino dando este paseo en otra ciudad en estas fechas tan "familiares", me hace sentir raro, y sobre todo mucha soledad.
A mí me gusta tener sueños, muchos son casi utopías. De hecho pienso que son ellos, los sueños, los que mueven el mundo. Te acuerdas de ellos sobre todo cuando las cosas te van mal, te sirven de distracción y para seguir mirando pa'lante. Son como botones de sensaciones, es decir, hay pensamientos negativos que te hacen caer casi en depresión y que te hacen plantearte la vida, y luego están los positivos, tus sueños, que son los que te levanta el ánimo. He leído hace poco el libro "Marcelo en El Mundo Real", trata de un chico (Marcelo) que es un poco especial, y tiene una peculiaridad y es que según lo que le pase en su cabeza suena un tipo u otro de músca, desde Mozart a Jimmi Hendrix. La música tiene un gran poder en mi estado de ánimo, no suelo oir lo mismo en distintas horas del día, todo tiene su momento.

El camino dio para mucho, también pensé otras cosas pero como tampoco quiero aburriros...

Cuando ya estaba al lado de mi casa, me quité los cascos y pensé "estaría bien escribir todo esto en el blog".
Y tú... ¿qué piensas cuándo estás sólo?

7 comentarios:

Alhy dijo...

Hay gente, entre la que me incluyo, que es rumiadora y analitica por naturaleza, y que vive más en la cabeza y/o la emoción y otros mas orientados a la acción. A estos últimos pararse a reflexionar qué sienten o qué está pasando por su mundo (o si van por el buen camino) les cuesta. No creo que tu pertenezcas a este segundo grupo.

Que te voy a contar de sueños que no haya dicho na. Te dejo una cita que sintetiza todo lo que pienso: “El alma tiene ilusiones, como el pájaro alas. Eso es lo que la sostiene”.
El reto es saber llevar esas ilusiones al mundo real.

Mis últimos pensamientos, además de la confirmación de que odio las Xmas, están en otro de mis blogs en forma de historia. Estas fechas invitan a hacer balance, a cuestionarse que (y quién) es básico y vital. Te invito a mis noches de mora o My blackberry nights ;)

Happy new life!

Kariz dijo...

Querido Javier! Me seduciste con la foto pero más aún con lo que escribiste (con todo respecto Bea). Pero una seducción no erotizada sino que encontré que es una de tus entradas más lindas, honestas y wow muy madura! Gracias por compartir esto conmigo y con el resto de tus lectores.

Me imagino que eres una persona deliciosa para tener al lado y bueno, me considero dichosa de poder leerte.

Te deseo muchos momentos de plenitud cariño. Eres muy especial :)

Un abrazo y estaré esperando tu próxima entrada!

Kari

Kariz dijo...

pd: No escribí lo que pienso cuando estoy sola porque todavía no salgo a caminar unas horas por la ciudad y sabes qué, lo voy a hacer mañana.

Allí podré responder-me-te

Javier dijo...

Muchas gracias Alhy, tomo nota de tus recomendaciones. Seguramente, todos los que escribimos en nuestro blog nuestras movidas somos "rumiadores y analíticos".

Cuando escribo una entrada en el blog, pienso en si tendrá comentarios y en que dirían. Nunca pensé Alhy en un comentario como el tuyo, gusta leer que uno seduce por las cosas que escribe. Resulta muy alagador que digas todo eso. De verdad, se agradece en el alma (aunque la foto nunca llegue a ser como la de tu perfil o las de tus entradas). Por cierto, ya estoy esperando tus pensamientos solitarios. Un abrazo guapa!

A. dijo...

Un paseo de 2h da para mucho, desde luego. Mañana tendré tiempo de pensar en muchas cosas: me esperan cuatro horas de viaje de Gijón a Pucela. Debería estudiar, pues los apuntes están algo abandonados estos días. Y así será. Pero, supongo que pienso en lo que todo el mundo no?

El sueño con el que me desperté anoche. La llamada que no hice aquel día. La conversación con aquel amigo. Conocer a alguien. En eso he pensado últimamente.

A veces me han llamado impulsivo. Pero lo cierto es que pienso mucho las cosas antes de hacerlas. Bueno, matizaré la frase: pienso mucho las cosas que me atañen a mí y a personas que conozco y no tanto respecto a las personas que no conozco o por las que, por arriesgarme, creo que no perdería tanto.

También como moras algunas noches, pero sólo de las de Alhy.

Me ha gustado la palabra que debo poenr aquí abajo: skin :)

Un saludo.

tutiplen dijo...

Hoy he estado charlando un rato conmigo mismo. Hemos quedado frente a la pila de platos sucios, después nos hemos dado un paseo por el tendedero, hemos doblado la ropa, he fregado la casa… Todo eso con una lista del spotify cuidadosamente elaborada que nos ha estado trasportando por distintos estados de ánimo. La conversación cambiaba según la banda sonora.

Juntos, hemos pensado algunas cosas con las que coincidimos contigo plenamente. Y es que leer tu blog nos sirve de inspiración. Así que te voy a intentar contar lo que hemos hablado, aunque no sea más que un ejercicio de ordenamiento de ideas.

Me he empezado pensando una minucia de la que me he enterado en el curro esta semana que me ha entristecido. Hay situaciones en el trabajo que no cumplen con las expectativas que tengo. Es una sensación parecida a la de enterarse que mis amigos han quedado sin avisarme. “calla y cumple (come tu ración de mierda diaria)”, me contesté. Quizás le de tanta importancia porque el asunto va un poco más allá: ¿Quizás me exijo o aspiro a demasiado? ¿Cómo lleno mi vida para poder digerir la caca que consumo?

Luego ha cambiado la canción y he pensado en cómo sería cambiar de ciudad, de trabajo…irme a Londres. Que reto más maravilloso sería! Pensé en cómo me lo montaría, como querría la casa, los sitios a donde iría, los problemas que resolvería..

Y luego he pensado que aceptaría las cosas que no me gustan del trabajo de ahora por vivir algo así… aunque fuese mal, aunque me sintiese sólo…

Ha cambiado la canción y entonces me he sentido orgulloso de mí mismo. Muchas veces le doy demasiadas vueltas a las cosas, pero a veces me llevo gratas sorpresas como estas. Me he puesto contento. He bailado y he cantado. De repente todo tenía otro color.

Que un sueño tan concreto como ese se convierta en realidad es, como dice Alhy (mis respetos), el RETO con letras mayúsculas. Pero, aunque puede ser que algo así nunca se convierta en realidad, me alegro de tener sueños e ilusiones que incumplir. Porque cuando minucias me entristezcan ilusiones nuevas y reconfortantes darán sentido. De momento, me conformo con tenerlas.

Aunque a veces no me soporto, hoy me quiero un poquito más. :-)

Javier dijo...

Tutiplé, de verdad, me ha encantado. Tú y yo nos parecemos en muchas cosas. Creo que vemos el mundo con la misma lente. Un abrazo amigo.