miércoles, 24 de marzo de 2010

¿Viaje como terapia o terapia como viaje?


Falta poco para que me vaya de viaje. De hecho mañana cojo el primer vuelo a Londres, donde pasaré la noche en casa de Rodri. A la mañana siguiente cojamos el vuelo 285 de British Airways con destino a San Francisco. Pretendo que este viaje sea como una sanación para mis heridas, no es que me esté muriendo, pero como todo el mundo, tengo cosas que arreglar en mi vida. Que me sirva para pensar en mí, en qué quiero de la vida, y en como ser un poco más feliz.
Me voy con Rodrigo, amigo desde que yo recuerdo (él también llevará sus problemas en la mochila para saber como afrontarlos). Todo empezó hace un mes y medio cuando mandé un sms a una serie de personas informando de que tenía pensado irme de viaje a Nueva York sólo, y que si alguno se apuntaba, perfecto, que si no, me iba tan tranquilamente sólo. Me respondió con una llamada diciendo algo así "me parece de put... madre, pero yo ya estuve el año pasado, ¿qué te parece San Francisco", "mejor todavía" fue mi respuesta. No tenemos nada organizado, y me gusta que así sea, que el viaje salga sólo, que fluya. Que no sea con una programación de horas por día. Eso es para relajarse, sólo para conocer sitios. No quiere decir que yo renuncie a eso, todo lo contrario, pero no es mi prioridad absoluta.
Como comenté en una entrada he descubierto el CouchSurfing, y he hecho uso de él: he mandado mails para quedar a tomar algo a personas que residen allí, desde un director de cine hasta una azafata de Hawaii. Conocer nuevas gentes, su cultura y sitios me pone nervioso (en el buen sentido).
Ya quiero estar bajándome del avión allí. Veremos como sale esta terapia porque yo como paciente, estoy impaciente por probarla.

3 comentarios:

Kariz dijo...

Pásalo a todo cachete Javier!!!!!

Javier dijo...

Gracias! ya me leerás lo que escribo desde allí! Eso está claro, a todo cachete!

PD: que me gusta esa expresión...

Soñadora compulsiva dijo...

La idea me encantaaaaaaaaaaaaaa!
Que no puedo en estos momentos que sino hasta me apuntaba yo, jajaja
Odio los viajes en los que llevas todas las horas programadas...
Siempre acaba surgiendo algo que te impide hace tal o tal cosa y cuando regresas del viaje piensas: pufff me perdi esto o esto o esto!!
Pues no, prefiero mil veces ir improvisando y al llegar a casa contabilizar todo lo que pude ver, conocer, sentir...
Pasalo genial,intenta desinfectar esas heridsas con este viaje, la curación suele ser larga pero... si están bien desinfectadas al final no queda ni cicatriz!!
Disfruta mucho!
Un abrazo guapo!!