jueves, 17 de junio de 2010

Yo antes... bueno, hablemos mejor de ahora


Me creí capaz de oir Radiohead y me equivoqué, me vino a la memoria tu cuarto de Madrid con el sol entrando por el ventanal, mis post-it en tu ventana pequeña... Es más duro.
Éste es un sms que le acabo de escribir a mi exnovia. Como veréis no he tenido malos recuerdos, eso es imposible.Hemos compartido nuestas vidas durante 6 años. Para mí mucho tiempo, mucho tiempo porque lo es; y más cuando has vivido momentos que te marcan para toda la vida, y cuando recuerde esos momentos, la recordaré.
Ahora trato...bueno no, tratar no es la palabra...lucho cada día con crear mi propio espacio, y no sólo eso, sino de quererlo también y estar agusto. He comprado por internet esta tarde desde el trabajo 4 pósters para colgar en el salón y en mi cuarto, algunos de ellos los he querido siempre pero no he tenido la ocasión. Ahora sí, todo lo que hago es por y para mí...me obligo a ser egoísta. Porque pensando, he llegado a una conclusión: resulta que me encuentro en una ciudad en la que prácticamente no tengo amigos (conocidos no significa, amigos) y en la que cada vez que tengo que hacer algo me las tengo que ingeniar para cuadrarlo en mi estricto horario de trabajo; si yo no cuido de mí mismo...¿quién lo hará? Y he decidido, no cuidarme, sino cuidar de mí. Darme esos pequeños placeres que son los que dan la felicidad. Y que haré todo lo que yo quiera, siempre que quiera. A veces es fácil y divertido todo eso, pero otras veces, te lo dificulta una bombillita que se enciende en tu cabeza cuando pasas por un restaurante, por una esquina, cuando escuchas una canción, ves un programa de televisión,... o peor aún, cuando ves un objeto que en algún momento fue compartido...aunque sea un cuchillo de cocina.
Empiezo a ponerme triste y no me lo puedo permitir (y menos en la noche), así que he decidido por mi bien, acabar esta entrada.
Buenas noches.

jueves, 3 de junio de 2010

Cualquiera me ve andando por la calle y no verá nada, cualquier compañero del trabajo me ve en la oficina y no verá nada, algún que otro amigo me verá de marcha y no verá nada...pero en mí hay muchas cosas ahora.