martes, 31 de agosto de 2010

Berlín


Berlín entero es cultura, hasta los graffitis. Las fachadas de los edificios residenciales tienen una personalidad única. "Una Ciudad Escondida" reza uno de los portales, escrito en español, supongo que para darle un toque más bohemio.
Todo es muy urbano...underground. Las paredes de algunos de los locales de copas son de ladrillo visto, pero como si hubieran estado a la interperie durante décadas, expuestas a las inclemencias del tiempo.
la gente comenta que el invierno es duro, mucho frío. Pero la verdad es que ahora en agosto, esto es gloria.
Todos los días hay reuniones (por no decir fiestas), a las que se invita a la gente vía mails o sms, digamos que es una organización improvisada.
Escribo estas líneas desde una de ellas, sentado en la acera de un puente (brucke), se oye música house de fondo, y todo está lleno de botellines de cerveza. Justo enfrente mía, a apenas dos metros, dos chicas inventan un desvío de carril bici con una cinta aislante para que la gente no tenga que parar de bailar y saltar.
Los berlineses, o mejor dicho los habitantes de Berlín, visten que da gusto, y no me refiero porque vistan prendas caras o elegantes, casi todo lo contrario, son únicos, con un toque bastante retro todo. Aquí no se fuma paquetes de tabaco, sino tabaco de liar "Pueblo". Es tan normal que la gente beba cerveza por la calle que no sorprende ver a ejecutivos con un botellín en la mano, para luego dejarlo en un lado de la acera o encima de cuadro eléctrico o buzón, esto no es suciedad ni falta de civismo, todo lo contrario: hay una serie de personas (que rozan la mendicidad) que se dedican a recoger botellines de cerveza por apenas 8 céntimos la unidad, por tanto así le evita tener que meter la mano en el cubo de basura.
La edad media no supera los treinta años, es una ciudad joven, todavía no nos hemos puesto de acuerdo si se van a quedar o son gente de paso.
En resumen, Berlín es arte, y tengo que decir que nunca había oído una música tan exquisita como aquí, el mejor funky, jazz y por supuesto sin ser un gran admirador, he vibrado con la música electrónica de esta ciudad.
Me ha enganchado. Aunque se recomienda "no volver a allí donde fuiste feliz" estoy dispuesto a comprobarlo por mí mismo. Berlín es distinto.

miércoles, 11 de agosto de 2010

La Tarde Interminable


Esta tarde no tuve que ir a la oficina, y eso es bueno, muy bueno. Así que almorcé tarde y me tome la tarde muy relajadamente, bajándome discos y pasándolos al ipod; dormitando en el sofá con un ventilador orientado hacia mi cara sonriente; poco a poco con el paso de la tarde me fui convirtiendo en un despojo humano, estaba sudando, la barba la tenía tan larga q me picaba, no dejaba de picar de la nevera (a veces sin hambre), y navegaba a la deriva en internet, sin ninguna derrota, estar por estar.
"Parece mentira" pensé, "para una tarde libre que me dan, y la desaprovecho de esta manera", mire el reloj, q marcaban las ocho menos diez, asi que todavia estaba a tiempo de recuperarme. Me duché y afeité, cogi mi fresco ipod con mis amados auriculares y me fui a la calle. Paseaba pero con una ruta marcada. Fui a una gran tienda de telas (que se queda cerca de ser un almacén) y busqué "la tela" para el cortinero de mi cuarto, será la encargada de ponerle el apellido a la decoración. Ahí estaba yo, quieto con las manos en los bolsillos, esbozando una sonrisa de satisfacción, la encontré. Estaba en la sección de telas para trajes de flamenca, me gustaba la idea. Tiene un rollo muy setentero con circulos tangentes negros y rojos sobre un fondo blanco...magnífica.
Ok, vamos a la segunda parada, apenas estaba a unos metros, "La Casa del Libro", pregunté por el libro que un rato más tarde me haría reir (pero eso viene luego). "¿Perdone, El Método, de Strauss por favor?", "planta primera sección de psicología, están ordenados alfabéticamente por el nombre del autor" contesto la empleada forzando una sonrisa de última hora de la tarde.
Ya tenía mis adquisiciones, podía sentir que he aprovechado la tarde. Arcade Fire me iluminaba el camino hacia el Paseo Marítimo, ya eran las nueve y veinte, pero como todavía había luz natural decidí sentarme en un banco mirando al mar y leer mi nuevo libro, ya le tenía ganas.
Me senté, empecé a leer y en la primera página ya me estaba riendo (¡gracias María!). En plena transición de luz natural a luz de farola, se acerco una niña con una toalla a los hombros se sento a mi lando mirándome, le sonreí y me devolvió el agradecido gesto. Leí veinte minutos más con luz de farola (amarilla); cuando me levanté había a mi lado dos señoras charloteando mientras tomaban mate.
De vuelta vi a una pareja de lesbianas paseando de la mano, me parecio bonito. Claramente una era muy femenina y atractiva, y otra altamente masculina. Recordé una conversación que tuve el día anterior al respecto Me sonreí a mi mismo mientras ladeaba la cabeza pensando "anda que al final ha dado de sí la tarde".

martes, 10 de agosto de 2010

Tonta pero no tanto


Me comenta un amigo entre risas y casi sin poder hablar lo que le "soltó" a una rubia una noche de borrachera: "para ser tan tonta no eres tan guapa", lo encuentro gracioso y me río con él.
Durante días recordaba esa frase, y sonreía, asociando instintivamente la idea de rubia=tonta, y a todos se nos ocurre un mítico ejemplo verdad?
Pero descubro de casualidad navegando por internet poco tiempo después de la anécdota, una célebre frase de la artista (para el que no lo haya pillado, hablamos de Marilyn Monroe) como si le contestase a mi amigo aquella noche: "Soy egoísta, impaciente, un poco insegura. Cometo errores, pierdo el control, y a veces soy difícil de tratar. Pero si no puedes aguantar lo peor de mí,entonces segurísimo que no te mereces lo mejor de mí".
Sonreí a la pantalla, me arrellané en mi silla y pensé, ¡Joder, qué buena era la tonta ésta!

lunes, 9 de agosto de 2010

Dónde esté yo, estará Mi Mundo


Como dice el Principito: "Es una cuestión de disciplina, cuando por la mañana uno termina de arreglarse, hay que hacer cuidadosamente la limpieza del planeta", ayer me encontraba apoyando la mano en la escoba, observando cada detalle de Mi Planeta, "esto va mejor, va tomando forma" me digo.
Todavía recuerdo cuando llegué a mi nuevo piso cargado de cajas pensando espero que éste sea el movimiento maestro que necesito, como si hubiera movido deliberadamente a la Reina en un tablero de ajedrez poniéndo en juego su vida. Han pasado unos meses, y la cosa como digo, va tomando forma. Se veía desde el minuto 1 que fue una buena jugada. El que me conozca de siempre, pensará "qué cabrón! qué bien ha salido a flote", y sí eso me llena de orgullo y satisfacción como dice el Otro (con mayúscula eh?).
Pero esto es sólo el principio de la película, los primeros 20 minutos en los que te exponen el argumento, falta el desenlace. Pues eso, si sigo con el símil, ni siquiera he sacado todos mis peones de sus posiciones defensivas. Falta un jaque (mate o no) pero un buen movimiento, que por lo menos empiece a decantar la partida a mi favor.
Viendo peligrar mi empleo, me he visto obligado a buscar nuevos horizontes, esto es "echar CV" y buscar algún postgrado, pero ahí hay un problema, hace años busqué mi campo y fue una muy meditada decisión, y ahora tengo que especializarme. Noo sé en qué en la verdad.
¿Tal vez Madrid? Alli podría hacer un postgrado por las tardes y trabajar a media jornada, aunque sea en un H&M. ¿Quizá siga aquí? Encontrar algún trabajo por La Costa del Sol, reformando viviendas y locales comerciales.¿Australia? ¿Singapur? ¿Barcelona? Yo qué sé.
Cuando empecé a trabajar me dijo un compañero de profesión un tanto senior, "preocupáte de tu obra y buscále las soluciones a los problemas, pero siempre tranquilo porque las obras salen solas". Pues eso, me preocupo, busco mi camino, pero tranquilo porque sé que sea cual sea la decisión que tome va a ser la mejor. Si confío en alguien, es en mí mismo.

jueves, 5 de agosto de 2010