lunes, 9 de agosto de 2010

Dónde esté yo, estará Mi Mundo


Como dice el Principito: "Es una cuestión de disciplina, cuando por la mañana uno termina de arreglarse, hay que hacer cuidadosamente la limpieza del planeta", ayer me encontraba apoyando la mano en la escoba, observando cada detalle de Mi Planeta, "esto va mejor, va tomando forma" me digo.
Todavía recuerdo cuando llegué a mi nuevo piso cargado de cajas pensando espero que éste sea el movimiento maestro que necesito, como si hubiera movido deliberadamente a la Reina en un tablero de ajedrez poniéndo en juego su vida. Han pasado unos meses, y la cosa como digo, va tomando forma. Se veía desde el minuto 1 que fue una buena jugada. El que me conozca de siempre, pensará "qué cabrón! qué bien ha salido a flote", y sí eso me llena de orgullo y satisfacción como dice el Otro (con mayúscula eh?).
Pero esto es sólo el principio de la película, los primeros 20 minutos en los que te exponen el argumento, falta el desenlace. Pues eso, si sigo con el símil, ni siquiera he sacado todos mis peones de sus posiciones defensivas. Falta un jaque (mate o no) pero un buen movimiento, que por lo menos empiece a decantar la partida a mi favor.
Viendo peligrar mi empleo, me he visto obligado a buscar nuevos horizontes, esto es "echar CV" y buscar algún postgrado, pero ahí hay un problema, hace años busqué mi campo y fue una muy meditada decisión, y ahora tengo que especializarme. Noo sé en qué en la verdad.
¿Tal vez Madrid? Alli podría hacer un postgrado por las tardes y trabajar a media jornada, aunque sea en un H&M. ¿Quizá siga aquí? Encontrar algún trabajo por La Costa del Sol, reformando viviendas y locales comerciales.¿Australia? ¿Singapur? ¿Barcelona? Yo qué sé.
Cuando empecé a trabajar me dijo un compañero de profesión un tanto senior, "preocupáte de tu obra y buscále las soluciones a los problemas, pero siempre tranquilo porque las obras salen solas". Pues eso, me preocupo, busco mi camino, pero tranquilo porque sé que sea cual sea la decisión que tome va a ser la mejor. Si confío en alguien, es en mí mismo.

No hay comentarios: