domingo, 11 de diciembre de 2011

Todo me parecerá bonito


Era domingo lluvioso, y en una cafetería con un marcado toque parisino, las tazas de chocolate humeante cortaban las miradas. Ella tardó en quitarse el gorro, supongo que porque le quedaba bastante bien, pegaba mucho con el estilo de la cafetería.

- Cuéntame algo personal- le pide Sol con esa dulce mirada.
- Algo personal... ummm... no sé, así a bote pronto...
- Ains... cualquier cosa, a ver qué querías ser cuando eras pequeño.

Silvio, sonríe como si se hubiera anotado un punto en con la futura respuesta. Él no quería ser astronauta como todos los niños, ni jugador de fútbol.

- Yo de pequeño quería ser inventor- responde orgulloso y decidido.
- ¡jajajaja! ¡pero qué bueno Silvio! ¿en serio? ¿inventaste algo?
- Bueno... la verdad es que era muy pequeño, pero mis juguetes preferidos eran las cajas de cartón, unas tijeras y un rollo de cuerda. Me divertía preparando escenarios para los muñecos que luego no usaría.

- ¡jajajaja!- Sol se muestra entregada a la curiosidad de Sivio.- ¿entonces no inventaste nada? ¿ni siquiera empezaste algo?

Silvio la mira de un modo seductor y con una sonrisa le responde "Bueno, empecé a inventar mi propia personalidad".

- Pues me parece el invento más bonito que he conocido, más que la propia música.

3 comentarios:

Lady Blue dijo...

Me encantó! Saludos desde Chile =)

Anónimo dijo...

Muy refrescante, como cada una de tus entradas.

Javier dijo...

Muchas gracias a los dos.

Lady Blue, me encantó tu blog "Espejo del Alma", te sigo de cerca :).

Anónimo, dos comentarios en la misma noche... me encanta. Me tienes intrigado con tu anonimato, pero repito, encantado.