martes, 4 de agosto de 2009

En Paz con La Tierra

Ahora, que está atardeciendo, me encantaría estar en un trocito de tierra en mitad del océano, tumbarme en la orilla y contemplar la puesta de Sol. Estoy convencido, que a lo largo de la historia de la humanidad ha existido alguna civilización ya olvidada, en la que se disfrutaba de éste momento del día tan mágico.

Hay playas, como en Ibiza o Cádiz (mi tierra), donde la gente se reúne para disfrutar de una puesta de sol mientras se bebe por ejemplo un mojito. Concretamente, en la playa de El Palmar en Cádiz, la gente que apura los últimos rayos de sol se mezcla con los que ya han ido a su casa para cambiarse de ropa y vuelven con bebidas y comida para disfrutar del festival que ofrece el Sol todos los días a esta hora. Allí, en cuanto empieza el atardecer comienza una fiesta todos los días improvida en la que intervienen hasta los niños, la gente aplaude, canta y toca algunos intrumentos mientras se mira sonriente, al haber descubierto un momento mágico, olvidado por el estress del día a día, protagonizado por el Sol y el horizonte del mar.
Presenciar y vivir eso es increíble, es como... si el hombre hubiera hecho las paces con La Tierra.

1 comentario:

pequeña extraterrestre dijo...

Uyyy, menudo éxito la encuesta... Aunque tengo que confesarte que ya me veía con cientos de vacunas en mis brazos y rumbo a Uganda, jajajaja. Bueno, no nos riamos de eso, que tampoco estaría mal la idea de ayudar un poquito más, no?

Aisss, las puestas de sol!!! Qué gran momento!!! Son geniales, es como mirar el cielo de noche, te das cuenta de lo insignificante que eres, y en vez de entristecerte, te alegras, porque piensas que tienes muxa suerte de poder formar parte de todo eso, aunque seas un pequeño cúmulo de materia.

Feliz semana Javier!!!
Besos